¿Grande o pequeño?

Metabolismo Energetico
Puede definirse como el uso de la energía química, con la finalidad de llevar a
cabo diversas funciones fisiológicas. El consumo de oxígeno puede ser una
medida adecuada del metabolismo energético. Sin embargo, ésto funciona
para los organismos aeróbicos (aquellos que requieren del oxígeno para
llevar a cabo sus funciones vitales), no así para los anaeróbicos (aquellos
que no requieren del oxígeno para llevar a cabo sus funciones vitales).

Tasa metabolica
Medida del metabolismo energético por unidad de tiempo. Como la velocidad
de consumo de oxígeno es una medida adecuada de la tasa metabólica, las
uniddes de medición son: ml O2/gr/hr. Mediante el análisis de la tasa
metabólica en diversos animales, se ha estimado que un litro de oxígeno
produce 4,8 Kcal de energía.
Efecto de la concentracion de oxigeno
Cuando la presión atmosférica disminuye, la concentración de oxígeno
también disminuye, pero la velocidad de su consumo permanece igual para
el caso de los mamíferos, no así para los peces y algunos invertebrados.

Tasa metabolica y tamaño corporal
La velocidad de consumo de oxígeno por gr de masa corporal en un
mamífero pequeño, es mucho mayor que para un mamífero grande. En la
siguiente tabla pueden observarse ejemplos de tal afirmación.

ANIMAL        PESO        TASA       
Musaraña      4,8 gr        7,40
Hombre        70 Kg         0,21
Caballo        650 Kg       0,11

Dicha diferencia requiere que el aporte de oxígeno y el flujo sanguíneo, por lo
tanto, sea mayor mientras más pequeño es el animal.
De igual forma deben afectarse otras variables fisiológicas como la función
cardíaca, la respiración y la captación de alimento.
El consumo de oxígeno, por lo general, es más bajo para los animales de
sangre fría que para los de sangre caliente. Puede considerarse ésto como
una regla general para la mayoría de los organismos, sean éstos animales o
vegetales.

Tasa metabólica en aves:
En líneas generales las aves poseen la misma tasa metabólica que los
mamíferos.
Poseen una temperatura corporal media de unos 42°C.

Tasa metabólica en monotremas y marsupiales:
Los marsupiales poseen una temperatura corporal de 35°C, mientras que en
los monotremas es de 30°C y en los mamíferos es de 38°C. Por ésta razón
los marsupiales poseen un menor metabolismo que los mamíferos. No
obstante, las diferencias de temperatura, los tres grupos poseen tasas
metabólicas iguales, al igual que las aves no paseriformes. Por su parte las
aves paseriformes poseen una tasa metabólica un 59% mayor.
¿Grande o Pequeño?
El Cóndor de Los Andes (Vultur gryphus)

Características
Es un ave muy grande, una de las mayores del mundo. Las alas son largas y
anchas ideales para el planeo, alcanzando una envergadura de 3 m.  La cola
es bastante larga.  El macho es mayor que la hembra, tiene un peso de 11-12
kg, mientras que la hembra llega a los 9,5 kg.  El pico es fuerte y ganchudo. El
iris es de color rojo en la hembra y pardo en el macho.

La cabeza y el cuello son desnudos, de color carne a azulado, el macho tiene
una protuberante cresta y carúnculas en la cabeza.  El plumaje fuertemente
contrastante, blanco, negro y gris.  Las aves inmaduras son completamente
oscuras, incluyendo el cuello, y las carúnculas de la cabeza no están
desarrolladas.

Pueden vivir hasta unos 50 años
Por lo general se les ve solitarios, o en parejas o tríos, planeando
majestuosamente en las cercanías de cañones y farallones empinados.

Alimentación:
Se alimentan esencialmente de carroña, de los cadáveres de los vertebrados
que habitan en los Páramos y zona templada, como son Venados (Odocoileus
virginianus), caballos, burros, Cabras, perros o credos. Pueden volar en busca
de alimento asta más de 200 km de su área de nidificación.

Reproducción
Pasa la mayor parte del tiempo en su territorio de anidación, (entre 80 y 90 %
del tiempo), el cual es bastante pequeño, cerca de 2 km2; dedicado a diversas
actividades, como descanso, juegos sexuales o defendiéndolo de la
intromisión de otros condores

El cóndor pasa la noche y anida en cuevas y plataformas o salientes en los
acantilados.  Pone un solo huevo en la arena o gravilla del suelo y no construye
ninguna estructura en su nido.  El ciclo de anidación dura casi 9 meses, 2
meses para incubar y 7 meses los polluelos en el nido, por lo que el área del
nido termina cubierta de gran cantidad de excrementos.

Los territorios de reproducción son mantenidos todo el año, aún sin haber
reproducción. Sin embargo, las aves muestran comportamiento sexual como
cópula, apareamiento, arreglándose mutuamente las plumas y pasando
buena parte del tiempo en lugares potenciales para la anidación.

La tasa de reproducción es muy baja, se estima que nace un polluelo cada
dos años, pero, este tiempo puede ser aún mayor, dependiendo de la cantidad
de alimento disponible, en años en que el alimentos es escaso no hay
intentos de reproducción.

Depredación
Aparentemente tiene pocos depredadores, porque los nidos están ubicados,
generalmente, en áreas de fácil acceso.  Su tasa de mortalidad natural es muy
baja.

Conservación
Por ser una especie con bajo tamaño poblacional y baja tasa reproductiva su
conservación es crucial, porque pueden ser exterminadas fácilmente por el
hombre, quien lo mata creyendo que van a depredar los rebaños de ovejas y
otros animales doméstico.

Distribución
Zonas Templadas y Páramo de los Andes, pero pueden bajar hasta la Costa
para alimentarse; se encuentra desde Colombia hasta la Tierra del Fuego.  En
Venezuela hay registros ocasionales en los Páramos de Mérida y en la sierra
de Perijá. Ocasionalmente se le ve en Mucubají y en zonas cercanas, hacia
Mifafí y hacia las vecindades de Mucuchíes y el Observatorio astronómico. Es
un verdadero espectáculo.


El Cóndor exhibido en el museo es una réplica artificial hecha con plástico,
algodón, yeso y tela de raso soportada en alambre, realizada por las manos
maravillosas de nuestro gran amigo, el artista plástico Angel Ulloa.
Chivito de los Páramos (Oxypogon guerinii)

Características
Si el cóndor de Los Andes es el ave voladora más grande del mundo,
entonces, el Chivito de los páramos es una de las más pequeñas. Esta
minúscula especie vive también en el páramo de Mucubají. Es un colibrí de
tamaño mediano, de unos 11 cm de largo y un peso entre 4-5 gr.  El pico es
muy corto, mide menos de 1 cm.  
El macho se caracteriza por poseer una larga y puntiaguda cresta de plumas
blancas y negras, y, porque las plumas de la garganta son largas y
puntiagudas, dando la apariencia de una larga barba blanca.  La hembra no
posee estos atributos.  Su coloración tiende a ser opaca, y poco llamativa.
Usualmente se le ve solo revoloteando sobre los pequeños arbustos o los
frailejones, pero durante la época de floración de los frailejones
(Agosto-Noviembre) se hace muy común en el páramo abierto y se ve en
grandes números. Durante la época seca es más fácil de observar en el
ecotono de los bosques de Polylepis y otros arbustos y el Páramo.
Alimentación
Se alimenta del néctar de las flores de frailejón y del arbustillo
(Hesperomeles), también se le ha observado capturando insectos al vuelo.
Reproducción
Anida durante la época lluviosa (Julio-septiembre), el nido es abierto, en
forma de una pequeña tasa, que colocan entre los riscos o sobre el frailejón
(Espeletia) en el páramo.  El nido es bastante profundo y de paredes muy
gruesas, para proteger a los huevos y pichones de frio extremo del páramo,
es construido casi en su totalidad por frailejón.
Conservación
Es una especie poco conocida, cuya distribución se restringe a los páramos
de Venezuela y Colombia, por lo que cualquier medida en pro de la protección
de los páramos favorece la subsistencia de esta interesante avecilla.
Distribución
Se encuentra en los Páramos, sobre los 3000 m.  Su distribución comprende
el Norte y centro de Colombia y en Venezuela se encuentra en los Andes de
Mérida y Trujillo.
En Mucubají, se le ve a menudo en los alrededores de la cascada más
pequeña, al fondo del valle morrénico de la quebrada de Mucubaji. Un sitio
que también frecuentan son los derrubios rocosos del vallecito de la
quebrada Mifafí, cerca de la Mucunturia, el hogar del cóndor, en el Parque
Nacional Sierra de la Culata a diez minutos por carretera desde Mucubají.
Fotografía: Thomas Züchner
Grandes y pequeños, jóvenes y viejos
hacían uso de la calculadora para comparar
pesos y tamaños del cóndor, el tucusito, la
musaraña, el oso frontino y el  humano.
Este panel servía para destacar cinco especies cuyos tamaños y metabolismo puede
verse afectado con la altura y las bajas temperaturas.

La gran pregunta es ¿Cómo es posible que existan formas adaptativas tan extremas en
cuanto a peso y volumen, en la misma clase de animal, como es el caso del cóndor de
los andes, un ave de 3 metros y treinta centímetros de envergadura y un peso de 11 Kg.
y en el mismo sitio viva un tucusito, colibrí o picaflor de escasos 5 gramos de peso y
apenas 11 cm de largo?

¿Cómo hacen  organismos extremos como las musarañas y el oso frontino o el cóndor
y el tucusito, para sobrevivir a gran altura y bajo la influencia de grandes cambios
diarios de temperatura y a temperaturas bajo cero durante las noches?

Esas y otras preguntas, eran parte de las cavilacines del visitante ante esta exhibición,
que corroboraba lo difícil que es vivir bajo las condiciones que imponen a los habitantes
del páramo las grandes alturas de la Cordillera Andina.
El Museo
El Centro
El Páramo