Las Glaciaciones, formadoras de paisajes de Páramos

Los Glaciares son ríos de hielo que se deslizan ladera abajo cuando la nieve
se acumula año tras año en las cimas de las montañas. Son el agente de
erosión más fuerte que existe. En épocas relativamente cálidas, la nieve se
derrite y se mantiene sólo en las grietas cerca de las cumbres más altas,
donde no llega la luz del sol.

Las edades de hielo se han sucedido regularmente durante el último par de
millones de años (alternándose intervalos de intenso frío con períodos
cálidos), pero no se conocen en detalle las causas que originaron esta
alternancia.

Los glaciares son los verdaderos moldeadores de la arquitectura del paisaje
de Mucubají. Cabe señalar que el Páramo se origina y desarrolla en el
Cuaternario. Hace 18 millones de años el clima en todo el mundo era mucho
más frío que ahora, por lo que se acumularon grandes cantidades de hielo en
las zonas más elevadas de los Andes.

Entre los siglos XVI y XIX, se acumuló gran cantidad de nieve en la cumbre del
Mucuñuque, justificando el nombre de Sierra Nevada de Santo Domingo, con
el que originalmente la describieron los exploradores europeos de finales del
siglo pasado al contemplar una cobertura nevada más permanente que en la
actualidad.

La hondonada que se observa a la cabecera de la quebrada de Mucubají, al
pie del Pico Mifés, estaba llena de nieve con decenas de metros de espesor.
Acá hubo actividad glacial hasta 1810, definiendo una
pequeña era glacial.
La evolución de la vida y el paisaje del páramo
A partir de éste campo fluía una gran lengua de hielo que acumulaba, al frente
y a los flancos, montones de fragmentos de montaña.

Estas acumulaciones se conocen como morrenas y pueden observarse hoy
en día formando las barreras que rodean el amplio valle de la quebrada de
Mucubají y las colinas semicirculares que rodean la laguna del mismo
nombre, las cuales se encontraban frente al glaciar.

Grandes bloques rocosos viajaban inmersos en la lengua de hielo, la cual al
fundirse los dejaba como solitarios o erráticos en medio del páramo. A pocos
metros del puesto de guardaparques de Mucubají se pueden observar
algunos de éstos bloques rocosos. Dichos bloques rocosos actúan como
una gran lima que labra el fondo del valle y le imparte su particular perfil con
forma de “U”, lo que lo distingue de los valles que excavan los ríos, cuya
sección es en forma de “V”. La Glaciación Mérida representa el último avance
glaciar en la zona que  nos ocupa.

Los valles morrénicos están limitados por las morrenas laterales y terminales
principales. Dentro de ellos se encuentran numerosas morrenas menores
que representan pequeños avances glaciares o períodos estacionarios
durante el retroceso principal, post-Pleistoceno, de los glaciares.

En la actualidad, los glaciares de los picos Bolívar, Humboldt y Bonpland, son
sólo restos de toda una zona nevada que llegaba hasta la Sierra de Santo
Domingo.

Además de la Laguna de Mucubají, otro valle glaciar paralelo alberga en la
actualidad a la Laguna Negra y la Laguna Los Patos.
En este panel se habla del tiempo que
leva la evolución de la vida en el Planeta.

Se hacen comparaciones, usando los
guías una cadena con pequeños
eslaboncitos equivalentes a un millón de
años para comparar lo corto -en el
tiempo geológico- del Pleistoceno con el
resto de las eras geológicas. Así vemos
que el Hombre es un  recién llegado al
escenario evolutivo.

El páramo es así también, un fenómeno  
reciente con  períodos fríos - secos y  
cálidos - húmedos alternos. Con una
dinámica ambiental de adaptaciones a
corto plazo en los seres vivos.

El famoso calentamiento global, es el
avance hacia lo profundo del período
interglacial cálido y húmedo. Visible a
través del derretimiento de la nieve de
los polos y los glaciares.
El Museo
El Centro
El Páramo