El diseño de las exhibiciones
Un diseño de paneles a cuatro colores, inspirado en el azul intenso
oscuro y variable hasta claro de las lagunas y en el oro de las flores del
frailejón. La exhibición va montada sobre una faja horizontal clara
angosta de 70 cm de ancho, a 90 cm del piso para que su borde
superior esté a 1,60 cm sobre un panel pintado en oro o azul intermedio
de dos metros de alto. La franja vertical de 50 cm de ancho va en azul
oscuro. El diseño ergonómico permite ser apreciado por niños y adultos.
La franja visual fue colocada a una altura que pudiese mostrar fácilmente la
exhibición a grandes y chicos. Nuestro estudio previo del tipo de público
visitante denotó la supremacía de adultos en grupos pequeños (parejas,
familias y amigos)
Para mostrar el tamaño real del cóndor de los Andes (3,30 m de envergadura)
hubo que sacarlo totalmente de la franja visual y colocarlo en lo alto, "planeando"
sobre la cabeza del público, lo cual le dió gran dramatismo a esta exhibición.
El fondo azul o dorado diferenciaba determinados paneles. La franja azul claro
es la superficie donde se colocaban las fotografías o afiches. Esta franja en la
mayoría de los paneles estaba dedicada a una temáticaa específica e
invariable.
En paneles como el del Parque Nacional Sierra Nevada, por ejemplo, se colocó
un dispositivo magnético que permitía cambiar el tema rápidamente y con poco
esfuerzo, ya que las fotografías estaban montadas sobre anime comprimido
muy liviano provisto con tiras magnéticas en la superficie posterior.

Vida en el Páramo,
una exhibición en el Centro de Visitantes de Mucubají, Parque Nacional Sierra Nevada

Una exhibición museográfica para aprender más sobre la vida de las plantas, los animales y el Hombre en los páramos; sobre las glaciaciones
y sus paisajes; sobre Los Andes y las montañas como recursos para el Hombre; sobre el Parque Nacional Sierra Nevada que protege esos
recursos y el Instituto Nacional de Parques que garantiza para nosotros estos y otros paisajes.

Los temas de la exhibición llevan al público visitante de lo particular a lo general, aprovechando que está sintiendo los rigores del páramo y
puede interesarse por conocer algo sobre los cambios de temperatura y cómo ésto afecta los organismos vivos, incluyendo al hombre. Una
vez captada su atención, se le pasea por aspectos básicos del origen del páramo y de las montañas, y por la producción de recursos de las
montañas; luego se le presenta al parque nacional como el guardián de esos recursos y finalmente se le revela la existencia de todo un
sistema de parques  y monumentos que le acompaña en la tarea de proteger recursos similares en otros lugares del país.

Luego de enterarse sobre las condiciones climáticas básicas del páramo, el visitante puede observar una gran variedad de especies de
plantas y animales que muestran sus adaptaciones fisiológicas o de comportamiento para vivir en un ambiente cuya temperatura puede
oscilar casi treinta grados centígrados en un lapso de 24 horas.

El Hombre, además de adaptarse a los climas de montaña mediante respuestas fisiológicas,  utiliza el fuego como un elemento cultural que le
permite permanecer en el sitio.

El páramo es un ambiente de las cumbres de la cordillera andina de  Ecuador, Colombia y Venezuela, por encima de los tres mil metros de
altura sobre el nivel del mar. Los paisajes de páramos fueron producidos por las glaciaciones y los glaciares de los últimos tres millones de
años sobre las rocas de las cumbres andinas.

Pero los páramos no existieron siempre.  Se formaron sobre montañas que mucho tiempo atrás sufrieron un largo proceso de levantamiento a
partir de tierras sedimentarias sumergidas. Por esto es importante conocer cómo se formaron las cordilleras montañosas de Los Andes.
Las montañas producen valiosos recursos para el Hombre. Tradicionalmente, han sido los lugares preferidos por la población venezolana
para vivir. Las montañas producen agua, suelos, bosques, buen clima, atractivos paisajes y muchos otros recursos  valiosos  para el humano.

El Parque Nacional Sierra Nevada protege esos recursos naturales en las montañas andinas. El es “El Guardián de la Montaña” y permite
que todos los visitantes y moradores del lugar puedan apreciar dichos recursos y utilizarlos con moderación y buen sentido conservacionista.
A nivel nacional, el Instituto Nacional de Parques garantiza para nosotros estos y otros paisajes a través de un sistema de Parques
Nacionales y Monumentos Naturales que ocupa aproximadamente el 15% del territorio.

Es obvio que el Hombre es el punto focal de esta exhibición. Primero como visitante, enterándose de cómo son las condiciones climáticas y de
como el hombre mismo sobrevive allí. Se le recuerda que el ser humano evolucionó a la par que el páramo. El cual es el producto de fuerzas
recientes y lejanas desde el punto de vista geológico, pero que al fin de cuentas produjo una montaña con recursos para la vida del ser
humano. El hombre se esmera por cuidarla a través de un parque nacional  y, como ser organizado, sistematiza el esfuerzo a través de un
sistema nacional de parques.

La exhibición ha sido realizada por el Dr. Carlos Rivero Blanco, mediante el uso de métodos, técnicas y tecnologías muy diversas.
Participación del visitante: mediante la vista el oído y el tacto, percibiendo temperatura, accionando switches, operando una calculadora,
presenciando un audiovisual, identificando parques y monumentos en un mapa mediante diodos emisores de luz que se encienden al
accionar switches y viéndose en un espejo. La percepción mediante gusto y olfato probando trocitos reales del queso ahumado paramero,
completa la experiencia y se realiza en el panel de la cocina durante las visitas guiadas.

La técnicas: diseño e ilustración por computadora, en acuarela, transparencias, murales, maquetas electrónicas, dioramas, impresiones
fotográficas y por computadora; todo exhibido en un ambiente creado especialmente en un breve espacio de 42 metros cuadrados.
Materiales: Anime comprimido, yeso, madera, hierro, aluminio, cobre, papel, magnetos, tela, yeso, pintura, acrílico, etc.
Objetos reales: platos, tazas, cestas, etc. Instrumentos de alta tecnología como una PC y accesorios, los sensores y el cerebro electrónico de
la estación meteorológica, los mapas y otros paneles interactivos con circuitería electrónica y una presentación audiovidual sobre la tectónica
y el orígen de los Andes, basada en un procesador hecho a la medida para manejar el funcionamiento de una reproductora de cassetes.
El Museo
El Centro
El Páramo