La vida animal activa está limitada a una estrecha gama de temperatura (entre -2°C y 50°C y algunas bacterias hasta el hervor ). La
tolerancia a bajas temperaturas es mayor a la tolerancia a altas temperaturas.
La mayor parte de los animales, entre ellos los invertebrados acuáticos, tienen prácticamente la misma temperatura que el medio
en el que viven. Por el contrario, las aves y los mamíferos mantienen generalmente la temperatura de su cuerpo casi constante
independientemente de las grandes variaciones de temperaturas de su medio ambiente.

Es importante aclarar algunos conceptos:
a) Poiquilotermo: Organismo de sangre fría, como los reptiles y los invertebrados. Su temperatura corporal fluctúa con la del medio
que los rodea.
b) Homeotermo: Organismo de sangre caliente, como las aves y los mamíferos. Su temperatura corporal normalmente es más
elevada que la del medio, y permanecen activos tanto en ambientes fríos como en calientes.
c) Heterotérmico: Organismo que en ocasiones posee una temperatura corporal igual a la del medio que lo rodea, mientras que en
otras ocasiones son más parecidos a los de sangre fría.
d) Endotérmico: Organismo que mantiene una temperatura corporal elevada, mediante la producción interna de calor.
e) Ectotérmico: Organismo que depende de fuentes externas de calor, para mantener una temperatura corporal relativamente
constante, principalmente de la radiación solar.













Temperaturas extremas: límites de la vida
Algunos animales poseen un ámbito estrecho de tolerancia, otros poseen una gama de tolerancia más amplia. Por otra parte, la
tolerancia en la temperatura puede cambiar con el tiempo, siendo posible un cierto grado de adaptación (de forma tal que una
contínua exposición a temperaturas extremas o cercanas al límite de tolerancia sea capaz de modificar dicho límite). Así mismo,
algunos organismos pueden ser especialmente sensibles a temperaturas extremas durante determinados períodos de sus vidas,
particularmente durante los primeros estadíos de vida y desarrollo.

Cuando se habla de tolerancia a temperaturas extremas, es importante tomar muy en cuenta el tiempo de exposición al que el
organismo se ve expuesto a dichas temperaturas extremas. Una temperatura extrema puede ser tolerada por un corto período de
tiempo y transformarse en letal luego de un período prolongado.

Los animales que viven en zonas templadas y frías, soportan largos períodos de temperaturas invernales que están muy por debajo
del punto de congelación. Estos animales pueden evitar los daños producidos por el frío mediante dos procesos: el
«superenfriado» y la «tolerancia a la congelación».

Superenfriado: Descenso de la temperatura de un fluído por debajo de su punto de congelación, sin formación de hielo. Cabe
señalarse que la presencia de solutos en un líquido, disminuye considerablemente el punto de congelación.

Tolerancia a la congelación: Tolerancia del organismo a la formación de hielo dentro del cuerpo.
Muchas plantas también son altamente tolernantes a la congelación, y en los fríos días de invierno, el agua en el interior de las
plantas se congela sin provocar daños permanentes.

En los insectos se ha sugerido la existencia de elevadas concentraciones de glicerol, el cual protege a las células de los daños
provocados por la congelación. El glicerol puede influenciar la resistencia al frío de los insectos por su acción protectora frente a los
daños producidos por la congelación, el glicerol disminuye el punto de congelación y aumenta el grado de superenfriado,
aumentando de ésta forma la probabilidad que un insecto evite la formación de hielo. En muchos insectos la concentración de
glicerol aumenta antes del invierno.

Aclimatación térmica y tasa metabólica
La mayoría de los organismos disminuyen la tasa metabólica al bajar la temperatura, por lo que entran en un período de
hibernación o inactividad
No es fácil vivir en el páramo
El Museo
El Centro
El Páramo
Las imágenes que siguen son producto de las actividades
de estudio de la flora y la fauna del páramo
realizadas por nuestros amigos de Andígena,
Denis Torres, César Barrio Amorós y Roger Manrique
y constituyen su apreciada colaboración para con los
internautas visitantes de Mucubaji.com

El paisaje agreste, las plantas con flores, la fauna,
el ambiente de las lagunas y mansas corrientes
conforman este regalo visual del páramo.

Toca cada imagen con el puntero para agrandarlas
Con paciencia, el venado de páramo en movimiento