Los Glaciares son ríos de hielo que se deslizan ladera abajo cuando la nieve se acumula año tras año en las cimas de las montañas,
constituyéndose en el agente de erosión más fuerte que existe. En épocas relativamente cálidas, la nieve se derrite y se mantiene sólo
en las grietas cerca de las cumbres más altas, donde no llega la luz del sol.
No se conocen en detalle las causas que originaron las edades de hielo que se han sucedido regularmente durante el último par de
millones de años, cuando se alternaban intervalos de intenso frío con períodos cálidos, en un ciclo que abarca 25 mil años. Hace sólo
10 mil años que los últimos glaciares retorcedieron poco a poco, hasta los 4.500 m de altura.
Hace unos 18 millones de años el clima en todo el mundo era mucho más frío que en los actuales momentos, lo que originaba que
grandes cantidades de nieve se acumularan durante siglos en las zonas más elevadas de los Andes.
Es interesante mencionar que hace muy poco tiempo, entre los siglos XVI y XIX, se presentó el último intento de los glaciares por
retornar, observándose un ligero y corto enfriamiento global del clima de la tierra, lo que produjo una serie de inviernos muy crudos en
el Hemisferio Norte. Esta situación probablemente permitió que se acumulase gran cantidad de nieve en la cumbre del Mucuñuque.
El  nombre "Sierra Nevada de Santo Domingo", con el que originalmente la describieron los exploradores europeos de finales del
siglo pasado, con bastante seguridad se refiere a ese corto periodo frío.
Los glaciares son los verdaderos moldeadores de la arquitectura del paisaje de Mucubají. Cabe señalar que el Páramo se origina y
desarrolla durante el Cuaternario.
La hondonada que se observa en la cabecera de la quebrada de Mucubají, al pie del Pico Mucuñuque, estaba llena de nieve con varias
decenas de metros de espesor. A partir de éste campo fluía una gran lengua de hielo que acumulaba, al frente y a los flancos,
montones de fragmentos de montaña. Estas acumulaciones se conocen como morrenas y pueden observarse hoy en día formando
las barreras que flanquean de lado y lado el amplio valle de la quebrada de Mucubají y las colinas semilunares que bordean la laguna
de Mucubají, las cuales se encontraban frente al glaciar. También grandes bloques rocosos viajaban inmersos en la lengua de hielo,
la cual al fundirse los dejaba como bloques rocosos solitarios en medio del páramo. A pocos metros del puesto de guardaparques de
Mucubají se pueden observar algunos de éstos bloques erráticos rocosos.
Dichos bloques rocosos actúan como una gran lima que labra el fondo del valle y le imparte su particular perfil con forma de “U”, lo
que lo distingue de los valles que excavan los ríos, cuya sección es en forma de “V”. La Glaciación Mérida representa el último avance
glaciar.
Los valles morrénicos están limitados por las morrenas laterales y terminales. Dentro de ellos pueden encontrarse numerosas
morrenas menores que representan pequeños retiros glaciares o períodos estacionarios durante el retroceso principal, post-
Pleistoceno, de los glaciares.
Dichos valles contienen rasgos glaciares erosionales: estrías y surcos, abrasión y fracturamiento, rocas aborregadas (juntas), formas
de lomo de ballena y bloques erráticos. Cabe señalar que todas éstas evidencias son comunes a alturas sobre los 3.500 msnm. Las
zonas que muestran evidencias directas de la acción glacial se encuentran sobre los 3.000 msnm, mientras que las que muestran
evidencias indirectas se encuentran a menor altura hasta el pie-de-monte andino, y están caracterizadas por depósitos fluvio-glaciales.
Existen dos niveles morrénicos principales en la Sierra de Santo Domingo y el Páramo de la Culata: el inferior se encuentra entre
2.600 y 2.700 msnm, y está caracterizado por sedimentos muy erosionados y una vegetación espesa. El superior se encuentra entre
3.000 y 3.500 msnm, y se caracteriza por cerros altos (100 a 150 m sobre el fondo del valle) y semicirculares; su simetría refleja el
movimiento valle abajo de los glaciares. Cabe señalar que en los Andes Noroccidentales el nivel morrénico inferior no existe y el
superior se localiza a una altura algo mayor que en otras regiones (3.400 a 3.700 msnm). Ambos niveles morrénicos pueden
interpretarse como dos estadíos dentro de la Glaciación Mérida, siendo el inferior el Temprano y el superior el Tardío.
En la actualidad, los glaciares de los picos Bolívar, Humboldt y Bonpland, son sólo restos de toda una zona nevada que llegaba hasta
la Sierra de Santo Domingo. Además de la Laguna de Mucubají, otro valle glacial alberga en la actualidad a la Laguna Negra y la
Laguna Los Patos.
Glaciaciones, formadoras del paisaje paramero
Arriba a la izquierda, vemos la laguna de Mucubají,
y las morrenas que la rodean. La morrena terminal
es el tapón de la represa, que se formó por
acumulación prolongada de material transportado
por el glaciar evitando que el agua de mucubají
continuase fluyendo hacia Mérida, como
originalmente lo hacía.

Vemos que desde la laguna, en dirección hacia
nosotros, el amplio valle bordeado por morrenas
que marca el curso de la nueva salida de agua de
Mucubají hacia la cuenca de Santo Domingo.  

Es e vidente que el borde más cercano en la foto de
la laguna de Mucubají está justo en el parte-aguas
del abra de Mucubají en la cordillera.

En las otras fotos vemos los sedimentos que
colmatan el valle glaciar de la quebrada de
Mucubají poco antes de llegar a la laguna.
El Glaciar construyó la laguna
En la animación a la derecha, se puede observar nuestra interpretación animada de la formación de  la
Laguna de Mucubjaí y sus morrenas por la acción del glaciar.

Al avanzar por el vallecito de la quebrada de Mucubají, el hielo no encuentra obstáculos, ya que el terreno
va en bajada y la pendiente va hacia el río Chama, ya que el sitio llamado el Alto de Mucubají hace de parte
aguas entre la cuenca del Lago de Maracaibo y la del Río Orinoco en este sitio. En este período, no existe
una laguna y el agua de la quebrada baja libremente por el cauce antiguo hacia el Río Chama.

Al extenderse el glaciar, se frena su crecimiento hacia adelante debido quizá a que el terreno ligeramnte
más alto lo hace torcer su curso y su mayor volumen se dirige hacia el Chama, y una lengueta menor se
resbala hacia la vertiente de los Llanos. En ambos casos en las fotos aéreas se perciben huellas muy
claras de la extensión gradual de ambas lenguetas del glaciar hacia cada vertiente.

Al comenzar a calentar el clima, el hielo comienza a derretirse y retirarse con rapidez  hasta una primera
posición en la cual el glaciar se detiene y construye una primera morrena, cuyo borde presenta la una
muesca (todavía hoy evidente) de la bajada del agua hacia el Chama. Esto debe haber ocurrido en un
período durante el cual la temperatura fue más baja, impidiendo así que el glaciar siguierte retrocediendo
y provocando que se estacionara para formar la morrena al depositar en un solo sitio todo el material de
arrastre que trae consigo.

Sigue un breve período de clima cálido que hace que el glaciar retroceda y luego se detiene de nuevo,
esta vez por más tiempo para formar la gran morrena teminal, sellando así el flujo del agua hacia el
Chama y conformando la laguna de unos quince metros de profundidad, en parte por el peso del glaciar y
en parte por el levantamiento de esa gran pared de unos cincuenta metros de alto conformada por
material morrénico transportado por el glaciar.

El clima se torna cálido de nuevo, y el glaciar se retira con rapidez y se vuelve a quedar estático ya fuera de
la laguna actual. Un periodo de bajas temperaturas hace que el glaciar se estacione de nuevo para formar
la pequeña morrena de retiro que conforma la porción más baja del actual valle. Esta pequeña morrena
separa el valle de la laguna, y es salvada por el riachuelo mediante un meandreo que evade el obstáculo
que impone esta pequeña morrena antes de que las aguas lleguen a la laguna formando un pequeño
delta.

En un nuevo período cálido, ell glaciar se retira rápidamente hacia la base de la montaña, en la zona
donde están las cascadas, no sin antes crear un par de morrenitas más hacia la mitad y el fondo del valle.

Así se estima que sucedió la formación de la laguna Glacial de Mucubají, por la acción del peso del
glaciar y su acción transportadora de material desprendido del Pico Mifés y del Pico Caballo, en lo más
alto del valle de Mucubají, durante un período comprendido entre ocho y treinta mil años hacia atrás.

En un interesante artículo publicado en 1996, sobre el Paleoclima de Mucubají, Klaus Graf, investigador
del Instituto Geográfico de  Zurich, presenta y discute evidencias paleopalinológicas que sugieren una
historia de cambios climáticos en el valle glacial de Mucubají desde hace unos 13.000 años, sugiriendo
que la edad de la laguna de Mucubají es de alrededor de unos ocho mil trescientos (8.300)  años.
Haga click sobre este texto para bajar un archivo
PDF del artículo de K. Graf.

Stansell, en 2005 en JOURNAL OF QUATERNARY SCIENCE (2005) 20(7–8) 801–812  interpreta el
proceso de retiro glacial en el área de Mucubají  
PDF

Terminología
Paleoclima = clima de tiempos pasados
Palinología = estudio del polen de las plantas
Paleopalinología = estudio del polen fósil de las plantas
Morrena = acumulación de lodo y piedras capturadas y arrastradas o transportadas por el glaciar y     
depositadas en los lugares donde el borde del hielo se descongela.
Morrena terminal = se forma en el extremo más lejano del avance del glaciar
Morrena de retiro = se forma cada vez que el glaciar se estaciona un tiempo durante su retiro
Las lagunas de montaña  denominadas "lagunas
glaciales" son construidas por la acción de los
glaciares.
Los glaciares son grandes acumulaciones de hielo
que cubren y dan forma a los valles montañosos a
grandes alturas.
Los valles de alta montaña suelen ser de perfil
reondeado debido a que se forman por el peso y el
paso del glaciar.
Los glaciares forman lagunas en esos valles
debido a dos factores: uno es el gran peso del
hielo, que comprime el suelo. El otro es el aporte de
lodo y arrastre de rocas, limando el perfil del valle  y  
acumulando rocas y lodo para formar diques que
contienen el agua, creando lagunas como la de
Mucubají y La Negra.

Vea la secuencia comentada, haga click aquí
Nuestros glaciares están desapareciendo
rápidamente.
Click Aquí para mayor
información
Valle de las Piñuelas, un evidente valle en "U", por el cual hace rato ha
penetrado la civilización. La carretera parte de Mucuchíes, pasa por el
Mocao y luego penetra hasta el caserío de Gavidia (oculto por el cerro
abajo a la izquierda) continuando luego por el Valle de Las Piñuelas,
para lograr más arriba acceso a la laguna del  Santo Cristo, la más
grande del páramo, en el Parque Nacional Sierra Nevada,
Arriba el valle de Michurao de geología algo escalonada, donde las
diferencias de consistencia de los estratos rocosos probablemente
produjeron esa serie de lagunas donde se asentó el peso de la gran
masa de hielo que una vez lo transitó.
Gracias a la colaboración de Julia Smith del ICLAE, hemos podido
identificar las regiones abarcadas en estas fotografías.
Ejemplos de valles glaciares de Mérida
El Museo
El Centro
El Páramo
2
1
2- La carretera hacia Gavidia parte desde Mucuchíes y se bifurca cuando pasa
por el caserío de Gavidia, asentado en la "Y" de unión de las quebradas Mi
Carache y Las Piñuelas, que dan origen a la Quebrada Gavidia,
En la foto el caserío está oculto por el cerrito ubicado abajo a la izquierda.
1- En el valle de Michurao al sur este del poblado de La Toma, existen siete
lagunas, de las cuales la más conocida es la que lleva por nombre  
Michurao.  Para mejor comprensión del relieve y la orientación de las
fotografías, hemos invertido el sentido N-S de la imagen digital de Google.
1
7
6
5
4
3
2
Los glaciares
están retrocediendo
¿Sabes por qué?
Los glaciares
están retrocediendo
¿Sabes por qué?
Las Piñuelas, valle de origen glacial en forma de "U" un paisaje característico de la cordilera de Mérida.
Fotografía del Ing. Elides Sulbarán ( INPARQUES, Mérida )